¿Cómo reconocer problemas alimenticios en gatos para evitar obesidad o anorexia?

Nuestros michis son los carnívoros más exigentes y selectivos en su alimentación, un humano responsable, que ama a su gato, conoce a la perfección el ritmo de su alimentación y es capaz de darse cuenta de los problemas alimenticios en gatos que puedan darse en algún momento.

Foto: pixabay.com

Recuerda que detectar este tipo de situaciones a tiempo puede ser la clave de un buen diagnóstico y tratamiento.

Existen algunos componentes alimenticios básicos para tu gato  y este los obtiene de sus alimentos como la taurina, el ácido araquidónico o la vitamina A contenidos en dietas ricas en carne.

Alimentar a nuestro gato con una dieta vegetal aumenta la posibilidad de padecer enfermedades graves. Hoy en día no están claros los motivos por los que los gatos comen hierba, algunas investigaciones revelan que el consumo de hierba en gatos regula su digestión.

Entre los problemas alimenticios en gatos más comunes nos encontramos con:

Anorexia:

Entendemos como anorexia la negación voluntaria a alimentarse. Normalmente esto no se produce de forma repentina.

Durante unos días nuestro gato se acerca a su plato, come algo y se va, poco a poco pierde el interés por la comida, hasta que llega un momento en el que esta queda intacta, ya que nuestro gato la ignorará por completo.

Foto: unsplash.com

Cuando nuesto michi deja de alimentarse, el organismo no recibe proteínas y no es capaz de absorber glucosa, por lo que deberá buscar su energía a partir de otras fuentes.

Por norma general las grasas y las proteínas adquiridas en la alimentación son metabolizadas en el hígado para poder dar la energía necesaria a nuestro gato.

Ante la ausencia de proteínas, el hígado lo único que logra hacer es acumular grasas, en el intento de suministrar energía a nuestro gato.

El hígado produce unos cambios metabólicos que hacen que estos se transformen y cursen con la lipidosis hepática, enfermedad grave y muchas veces irreversible.

Por ello es muy importante que la anorexia total de un gato no supere los 3 o 4 días en adultos y los 2 en cachorros.

La anorexia en nuestros amigos felinos puede deberse a:

Problemas orgánicos: Se debe a alguna enfermedad o alimentos en mal estado, este problema requiere una visita al  veterinario lo más pronto posible.

Una vez encontrado el motivo debemos de seguir al pie de la letra las  indicaciones que nos dé nuestro veterinario para poder sanar cuanto antes a nuestro compañero y que empiece a alimentarse correctamente.

Problemas psicológicos: Al igual que las personas, nuestros michis también pueden perder su apetito si no se encuentran emocionalmente bien.

Cambios en el ambiente de nuestro gato, en la dieta, nuevos compañeros, ausencia de su esclavo, el estrés, cualquier hecho que le haya afectado puede derivar en un problema de anorexia.

Obesidad:

Es el trastorno alimenticio generado por una sobrealimentación, que conlleva un cambio físico y de forma corporal y evidente. Se considera obesidad cuando hay un 15% o más del peso normal de nuestro gato.

Es el problema nutricional más frecuente en ellos, entre un 20% y un 30% de nuestros gatos sufren sobrepeso.

Foto: pixabay.com

Este es un problema grave que produce un marcado deterioro de la salud de nuestros gatos y acorta su vida de forma considerable. Normalmente está motivado por un consumo excesivo de calorías en su dieta.

Los platos llenos de forma permanente suelen llevar sobrepeso a nuestros gatos domésticos con insuficiente actividad física.

Una vez conscientes de que nuestro michi padece de obesidad hemos de concertar una visita con el veterinario de confianza para que realice un examen al felino y nos asegure de que no existe ninguna causa orgánica para ello.

Para prevenir la obesidad en nuestros gato lo más importante es proporcionar la cantidad de nutrientes necesaria y la actividad física suficiente para alcanzar el equilibrio.

RECUERDA controlar regularmente el peso de nuestro michi para ver la evolución del mismo y así darnos la posibilidad de actuar a tiempo.

Fuente comportamientofelino.es

Te puede interesar:

--

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *