fbpx

3 Consejos para reducir el estrés en gatos

Una forma de detectar el estrés en gatos es observar su comportamiento..

Se dice que los michis están semi-domesticados, es decir, que no están domesticados del todo, simplemente socializados con los humanos.

A diferencia de los perros, son animales que no responden ante una jerarquía social ya que son territoriales y ligados fuertemente a su entorno.

Un gato doméstico socializado con los humanos se convierte en un ser dependiente de las personas para conseguir alimento, bienestar y afecto.

Foto:pixabay.com

Los propietarios de los gatos son los que establecen este entorno «sagrado» para los felinos y cualquier cambio del mismo puede ser considerado como algo estresante para el gato.

Se puede decir que los michis prefieren una rutina: misma casa, mismos cuidadores, mismos horarios… y que cualquier alteración en su modo de vida les puede suponer estrés: Un viaje, un nuevo miembro de la familia, etc…

Si nuestro gato tiene alguno de estos problemas, no es que sea malo, es que seguramente esté estresado.

Al igual que a los humanos el estrés empeora el carácter de nuestro felino y lo convierte en un drástico cambio de comportamiento.

Se puede decir que los gatos prefieren una rutina, son animales de costumbres.

PROBLEMAS frecuentes derivados del estrés:

Orgánicos o físicos:

  • Asma bronquial
  • Cistitis idiopática
  • Colitis crónica
  • alopecia psicógena (Falta de pelo)
  • Hipersensibilidad felina
  • Enfermedad autoinmune
Foto:pixabay.com

De conducta:

4 Consejos para desestresar a tu felino

Antes de todo debes comprobar que su estrés o cambio de comportamiento no tiene nada que ver con algún tipo de enfermedad fisiológica.

1. Relajación: Busca un sitio tranquilo de la casa y dedícate durante 5 minutos para acariciarle, hacerle masajes.. Será un momento muy placentero y le ayudar a mitigar los nervios y te ayudara a relajarte a ti también.

2. Ejercicio y juegos: Cambia de juguetes para que no se aburra y crea una rutina diaria de diversión.

Foto:pixabay.com

3. Cambia de ambiente: Una de las situaciones por las que nuestra mascota puede estresarse es porque haya algún cambio en su entorno.

Esto quiere decir que haya redecorado la casa, una nueva mascota, un bebé, etc.

Lo mejor para evitar estos efectos es crearle su espacio seguro y colócalo en un lugar que no sea de transito y así el se sentirá seguro.

Fuente: Revistapetmi.com

--

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *