fbpx

¿Cuál es la misión espiritual de los gatos en nuestra vida?

La mayoría de las personas creen que los michis son perezosos y todo lo que hacen es comer y dormir; Sin embargo los cat lovers sabemos que nuestros felinos llegan a nuestra vida a complementarnos, a entregarnos cariño y a hacernos crecer como personas.

Ademas ¿Sabías que los gatos, tienen una misión espiritual en nuestra vida?

¡Si! Los gatos tienen una misión espiritual en la vida de nosotros sus humanos, las personas que tenemos un michi en casas somos afortunados de eso, pues ellos se encargan de protegernos.

Unsplash.com

Los michis como protectores energéticos

Nuestros michis tienen la misión de limpiar energéticamente nuestro hogar de malas energías. El odio, la envidia, el estrés, el rencor, las críticas, etc., todo esto lo acumulamos y lo traemos a casa y son nuestros felinos los encargados de que estas energías no se queden en nuestro hogar.

Si la energía que acumulan nuestros michis es excesiva, esta se acumulará como grasa y formará parte de su cuerpo

Cuando viven muchas personas en una misma casa se recomienda tener varios michis, ya que un solo gato no logra transformar toda la energía de varias personas.

Si alguna vez ha aparecido un gato en tu vida, NO es coincidencia! en realidad el felino esta tratando de ayudarte.

Unsplash.com

El gatito llegó hasta ti por alguna razón que quizás en ese momento no puedas comprender, pero que sin dudas, servirá para tu desarrollo espiritual.

En muchas ocasiones el michi aparece, cumple su función y se va.

Cuando nuestros michis notan que estamos bien, no duermen con nosotros. Si hay algo extraño a nuestro alrededor, saltan a nuestra cama para protegernos y guiarnos por viajes astrales al dormir.

Unsplash.com

Si una persona viene a nuestra casa y los gatos sienten que estas personas están ahí para hacernos daño, los gatos caminarán a nuestro alrededor para protegernos

Por otro lado, mientras que la energía de los perros es una energía Yan (masculina, activa) la del gato es una energía Yin (femenina, pasiva).

Cada uno de ellos nos enseña el amor de una manera diferente: mientras que los perros nos enseña a recibir su «amor de manera incondicional», el gato nos enseña el amor sin posesión, nos enseña el “quiéreme” sin esperar nada a cambio.

Fuente: rincondeltibet.com / periodismoenlinea.medios.com / gatosfera.com

Te puede interesar:

--

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *