5 tips para que perros y gatos puedan ser amigos

Para que tu perro y tu gato puedan ser amigos de fórmula en tu casa y ser los aliados de travesuras además de juegos y siestas, te recomendamos que los ayudes.

Ya que puede ser que al inicio no se lleven tan bien como tu quisieras, pero ten por seguro que si les das un poco de ayuda en la convivencia diaria, serán los mejores amigos!!!

Te dejamos 5 tips para que tu perro y tu gato puedan seer amigos:

  • Dejar que perro y gato se acostumbren a sus olores: El olor es un aspecto clave en el proceso de aceptación entre el perro y el gato, hay que «acariciar al gato y luego al perro para impregnar a cada uno del olor del otro». Esta forma de actuar disminuye la agresividad, ansiedad o excitación que puedan sentir el perro y el gato que no están habituados al olor del otro animal.
  • Meter al gato en su transportadora: Esto suele funcionar durante los primeros encuentros  de los nuevos amigos, permite al perro inspeccionar con libertad su nuevo territorio, y a la vez, acostumbrarse al olor y la presencia del gato.Esta situación se puede mantener alrededor de dos días, en función de cómo evolucione la aceptación del perro.
tips-para-que-perros-y-gatos-puedan-ser-amigos-2
Foto: Depositphotos.com
  • Reducir la vigilancia, poco a poco: Hay que reducir el grado de vigilancia y supervisión del perro y el gato en cuando veas mayor aceptación entre ellos. En unas semanas, el perro recién llegado y el felino tolerarán y aceptarán mejor la presencia mutua.
  • Podrán caminar con libertad por la casa y aprenderán a respetarse: el perro no se acercará a la comida y el arenero del gato y este no lo hará a la cama y juguetes del perro. En cuando veas mayor aceptación entre ellos. En unas semanas, el perro recién llegado y el felino tolerarán y aceptarán mejor la presencia mutua.
tips-para-que-perros-y-gatos-puedan-ser-amigos-2
Foto: Depositphotos.com
  • Separar los espacios del gato y del perro:  El felino puede considerarle un extraño que invade su territorio y que tiene un olor y forma de actuar diferentes a las suyas. Estos cambios en la convivencia los pueden poner nerviosos. Si esto ocurre, «el gato debe quedarse en una habitación donde el perro no tenga acceso».

Al seguir estos consejos, el perro podrá acceder al resto de la casa. Ojo, esta separación debe durar «alrededor de tres días».

En ese lapso, ambos animales se acostumbran al olor del otro compañero.

Ya con estas herramientas que te hemos dado, puedes iniciar la convivencia pacífica entre perros y gatos y que en tu hogar, reine la armonía y la paz.

Fuente: consumer.es

--

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *